Cultura

¡Feliz cumpleaños Museo del Templo Mayor!

Oct 12, 2016 Mariana Fonteboa

El 21 de febrero de 1978 obreros de la extinta Compañía de Luz y Fuerza realizaron un singular hallazgo: localizaron la escultura monumental de Coyolxauhqui, la cual fue excavada por un equipo de Salvamento Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). El hallazgo de este monolito marcó un parteaguas en el estudio de la cultura mexica y ocasionó que el plan original del INAH para crear el Museo de Tenochtitlan se transformara en el Proyecto Templo Mayor.

Así surgió el Museo del Templo Mayor, recinto que abrió sus puertas el 12 de octubre de 1987 , pero fue entre 1978 y 1982 cuando, gracias a las excavaciones de Eduardo Matos Moctezuma se recuperaronn más de 7 mil objetos, así como los vestigios del Templo Mayor de Tenochtitlan y de algunos edificios aledaños.

El Templo Mayor y el Recinto del Templo Mayor fueron el centro absoluto de la vida religiosa mexica, Tenochtitlan. Además, en el Recinto del Templo Mayor confluían los aspectos más importantes de la vida política, religiosa y económica de los mexicas, esferas inseparables de su mitología.

Coyolxauhqui
Coyolxauhqui

El Museo del Templo Mayor está distribuido en ocho salas, cuatro en su costado sur y otras tantas en su costado norte. El proyecto museográfico original se basa en la distribución misma del Templo Mayor, en el cual se rendía culto a dos divinidades: a Huitzilopochtli, dios solar de la guerra y patrón de los mexicas, cuya capilla se encontraba en el lado sur del edificio, y a Tláloc, dios de la lluvia vinculado de manera directa con la agricultura, cuyo templo ocupaba el lado norte.

De esa manera, las cuatro primeras salas están dedicadas a Huitzilopochtli y en un sentido amplio a la guerra, incluyendo los productos obtenidos por los mexicas a través de sus conquistas territoriales, mientras las cuatro últimas tratan sobre Tláloc, la agricultura y la explotación que los mexicas hicieron de los recursos naturales en general.

Al centro, en el segundo nivel del museo, se encuentra su pieza estelar: la gran escultura circular que representa a la diosa lunar Coyolxauhqui. Se trata de la joya principal del Museo del Templo Mayor, no sólo por su magnitud y belleza, sino porque gracias a su hallazgo accidental, ocurrido en la madrugada del 21 de febrero de 1978, dieron inicio las excavaciones del Proyecto Templo Mayor.