Estilo de vida

¿Cómo evitar que el estrés de otros te afecte? Aquí 5 consejos

Abr 23, 2019 Kristel Lopez

Nuestras neuronas espejo nos permiten imitar todo cuanto vemos al interactuar con otro ser humano, es parte de nuestro instinto de supervivencia. Aunque no estemos cansados, bostezamos cuando alguien cerca bosteza, e incluso si alguien cerca de ti está estresado, tu cuerpo empieza a mostrar señales de estrés.

Estudios han analizado un cruce de estrés entre parejas o entre empleados. A esto se le conoce como “Efecto de estrés por contagio”, el cual esparce rápidamente la ansiedad “como un virus”, de acuerdo con artículos especializados.

Dicho efecto es, desde luego, altamente peligroso. México cuenta con el primer lugar en estrés laboral, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, colocándose por encima de China y Estados Unidos. En 2013, de hecho, el estrés fue la principal causa de muerte en 5 de cada 6 casos en el país norteamericano, según el Centro de Detección y Prevención de Enfermedades (CDC).

El estrés suprime el sistema inmunológico, incrementa el colesterol malo e impide tomar decisiones concienzudamente, activando una parte primitiva del cerebro que alerta de peligros inminentes, eso sin mencionar un sinnúmero de enfermedades desde insomnio hasta enfermedades cardiovasculares.

Ante esto los expertos coinciden en que no hay que aceptar el estrés de los demás, es más, ni siquiera hay que aceptar una respuesta de estrés propia ante una situación común y corriente.

Aqui algunos consejos:

1. La clave está en no reaccionar antes de pensar. Analiza la situación supuestamente estresante y piensa si vale la pena tanta preocupación.

2. Puedes elegir no aceptar el estrés de los demás, enmarcando la situación miedo o pánico en un contexto realista.

3. Si la emergencia en cuestión no te involucra en lo absoluto no prestes atención, no es tu estrés.

4. Utiliza relajación progresiva y meditación. Hazle saber a los demás que prefieres tratar los asuntos con calma, como lo que son y no como una amenaza potencial.

5. De ser posible reduce tu interacción con esos emisores de estrés. Así ya no te verán como un contenedor o receptor de todo ese tóxico estrés.

Fuente: Mundo ejecutivo.