GINgroup en los medios

Ganar más no lo es todo para lograr bienestar

Dic 26, 2018 Angel Ruiz

Ciudad de México.- De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), actualmente hay por lo menos 1.5 millones de mexicanos que ganan un salario mínimo al día, una cantidad insuficiente para poder acceder a todos los benefactores básicos.

Esto a pesar de que con las nueva disposición oficial, el nuevo salario mínimo será 102.68 pesos diarios y de 176.72 pesos diarios en la Zona Libre de la Frontera Norte del país.

Con esto, “se busca saldar una deuda histórica con los trabajadores de menores ingresos, reducir la informalidad y por ende, dinamizar el mercado interno del país, para que de esa manera se alcancen los niveles necesarios para garantizar el bienestar de los trabajadores y sus familias”, asegura la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

Efectos económicos

Si bien la mayoría de los sectores coincide en que es necesario aumentar mucho más los salarios base, las condiciones del país no están para que esto se logre de una manera automática, ya que esto podría ser un factor de riesgo para la estabilidad económica.

De tal manera que siguiendo una línea de acción responsable, tal como los señala la STPS, “la Nueva Política de Salarios Mínimos permitirá su avance en una ruta de recuperación progresiva, responsable y sostenible, con el reto de dignificar el factor del trabajo”.

En ese sentido, el Banco de México (Banxico) ya reaccionó al primer aumento salarial y en su Anuncio de Política Monetaria, donde informó sobre el alza de la tasa de interés en 25 puntos base para ubicarla en 8.25 por ciento,  hizo un señalamiento sobre el tema.

“Considerando la magnitud de los aumentos recientes en el salario mínimo, además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales que rebasen las ganancias en productividad y generen presiones de costos con afectaciones en el empleo formal y en los precios”, dijo Banxico.

Por lo que desde su perspectiva, no basta con solo consolidar el incremento al salario, sino que se necesita fomentar acciones que lleven a las personas a materializar esos ingresos en un bienestar real.

“Para elevar de manera sostenida el poder adquisitivo de los salarios es necesario considerar el papel de otras políticas públicas, en particular fomentar la competencia en aquellos sectores de bienes y servicios con una participación elevada en la canasta de consumo de los segmentos de la población de menores ingresos”, aseguró el banco central.

Avances insuficientes

Sin embargo, a pesar de las recomendaciones macroeconómicas y financieras que hace el Banxico, la realidad en el día a día de las personas dista mucho de solo unos cálculos y proyecciones y aterriza en una degradación significativa del poder adquisitivo de las personas, que no les alcanza ni para comprar una canasta básica.

Tal como lo señala Raúl Beyruti, presidente de GINgroup, para lograr un bienestar real en la vida de los trabajadores, “se habla de un estimado de seis a siete salarios mínimos para satisfacer una canasta básica”, algo que por el momento, se ve muy lejano aún.

Y agrega en declaraciones para El Economista“Un ingreso de diez salarios mínimos sería lo correcto, pero México no está en condiciones”.

Pero algo se tendrá que hacer de manera paulatina, ya “no puede ser posible que siendo la décimo quinta potencia económica mundial, tengamos uno de los salarios más bajos de América Latina”, solo por encima de Venezuela, Cuba y Nicaragua, afirma el ejecutivo.

De esta manera, si bien es cierto que solo con incremento al salario no basta para lograr el bienestar general, México se encuentra sumido en un bache muy hondo en donde el poder adquisitivo de las personas se ha deteriorado tanto, que un empleado con un ingreso mínimo  necesita trabajar 4.46 años y no gastar un solo peso, para poder comprarse un auto compacto nuevo.

 

 

 

Fuente: El Semanario.