GINgroup en los medios

Raúl Beyruti, presidente de GINgroup, recibe doctorado Honoris Causa por el Claustro Mundial Universitario

Nov 09, 2018 Angel Ruiz

El Congreso Multidisciplinario de la Investidura de Doctorados Honoris Causa del Claustro Mundial Universitario reconoció al presidente de GINgroupRaúl Beyruti Sánchez, por su desempeño y liderazgo en labor social, humanitaria, académica y cultural.

En un comunicado, la firma de administración en capital humano destacó que el grado de doctor Honoris Causa le fue otorgado ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Beyruti Sánchez dijo que es un honor recibir esta distinción que, junto con la otorgada por “1 Million Startups“, resume la lucha que le ha llevado a ser líder de un grupo empresarial enfocado en mejorar la vida de sus colaboradores, y contribuir con el desarrollo del sector laboral en México.

“Dentro de poco, seremos la mejor empresa a nivel mundial, pero no sólo en números, sino porque somos una empresa que lucha por mejorar la educación y cambiar la vida de personas que comprometan al futuro y desarrollo de México”, pronosticó el presidente de GINgroup.

GINgroup es una empresa mexicana con 37 años de experiencia en la administración integral de capital humano, que tiene como filosofía generar empleo y ofrecer a sus colaboradores una formación y capacitación integral que les permita mejorar su calidad de vida.

Lo anterior, a través de proporcionar a sus colaboradores un conjunto de valores agregados importantes en rubros de educación, salud, deporte y patrimonio.

La empresa cerrará este año con un crecimiento de 28% y ha sido premiada en múltiples ocasiones, entre ellas con el Reconocimiento Mundial a la Excelencia Empresarial 2018, por ser la Empresa del año 2017.

En el evento se firmó la Declaración Global del Emprendimiento, misma que se enviará a las mayores instancias del mundo, con el fin de darle una voz a todos aquellos hombres y mujeres que buscan generar un mejor futuro para sí mismos y las generaciones venideras, concluyó.

 

 

Fuente: El Economista.