Salud

Qué comer después de un golpe de calor

Mar 13, 2019 Angel Ruiz

Uno de los peligros cuando llegan las altas temperaturas son las insolaciones, mejor conocidas como golpes de calor, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los golpes del calor se dan cuando la temperatura del cuerpo sube a más de 40° Centígrados, el cuerpo al no poder controlarla sufre una descompensación que provoca la insolación. En Menú te decimos qué se debe comer después de un golpe de calor.

Sandía

Cuando llega la época de calor se debe tener especial cuidado en la hidratación, en el caso de los golpes de calor es preferible consumir alimentos que aporten agua para evitar la deshidratación. De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, cerca del 90% del contenido de la sandía es agua, por lo que es un alimento que evitará la deshidratación.

Jitomates

Otro alimento con un alto contenido de agua. Una investigación realizada por el Doctor Mercola afirma que, además del líquido, los jitomates aportan vitaminas y minerales como el potasio que controlan el ritmo cardiaco y la presión sanguínea. El jitomate ayuda a mantener fresco e hidratado el organismo para una correcta recuperación de un golpe de calor.

Manzana

Es una fruta con alto contenido de fibra, vitaminas, minerales y lo más importante, de agua. La manzana regula la temperatura del cuerpo por su efecto hidratante, además estimula la generación de líquidos en el cuerpo, lo que ayuda después de una insolación.

Pimientos verdes

Son considerados como los que más agua contienen, además de que su leve picor es ideal para generar una pequeña sudoración que ayuda a regular la temperatura del organismo.

Bebidas calientes

Podría parecer contraproducente pero las bebidas calientes ayudan a regular la temperatura. Tomar bebidas frías puede resultar en una sensación refrescante pero le genera esfuerzo al organismo al adecuar el líquido a la temperatura del cuerpo, así que lo más recomendable es ingerirlas a temperatura ambiente ya que de esta manera nos hidratamos y generamos el sudor que eliminará el exceso de calor.