Deportes

Checo Pérez y su camino a Fórmula 1

Oct 15, 2015 Mariana Fonteboa

Sergio Pérez ganó el tercer lugar en el Gran Premio de Rusia,obteniendo el quinto pódium de su carrera. Checo nació hace 25 años en Guadalajara y su camino hasta convertirse en uno de los mejores pilotos mexicanos no ha sido nada fácil.

El piloto tapatío conoció la velocidad a los 6 años, pero a los 8 su otra pasión hizo que se retirara del volante. Pérez tuvo que decidir entre terminar un campeonato de go karts o asistir a un partido América vs Guadalajara bajo la amenaza de su padre de vender su auto.

No fue sino hasta que presenció una carrera de su hermano que decidió regresar al automovilismo, pero no sin antes prometer a su padre que esta vez entregaría “el 200%”.

Así, en 2004 Checo se despidió de su familia para viajar hasta Alemania en donde comenzaría su preparación. En ese país sufrió al sentirse solo y tener nula comunicación con su entorno por la barrera del idioma, pero meses después llegó a ser el piloto más joven en ganar la categoría BMW.

Sergio cumplió la promesa a su padre, se dedicó de lleno y consiguió triunfos que lo llevaron a competir a otros países, batiendo récords como el piloto más joven en subir al pódium.

Fue entonces, cuando el empresario Carlos Slim puso sus ojos en él, lo nombró parte de la Escudería Telmex y lo partocinó para entrenar en Europa.

La siguiente victoria fue en la Fórmula 3, en Inglaterra, a los 16 años. Dos años de triunfos después, “Checo” enfrentó un nuevo reto: pasó a la categoría GP2, lo que significaba estar a un paso de la Fórmula 1. La presión fue más grande: un error, el que fuera, afectaría su carrera.

Y entonces llegó la carrera que cambió su vida. En Mónaco corría en un circuito callejero donde las curvas se toman a más de 300 kilómetros por hora. Necesitaba concentración “al 200%”, como le dijo su papá.

A partir de su victoria en el principado, todos los reflectores apuntaron hacia él, por su edad y trayectoria, era el blanco perfecto para Fórmula 1 y así fue, firmó para “las grandes ligas del automovilismo”.

“Mi deseo es poner a México en lo más alto en este deporte, es un gran reto, pero creo que con la experiencia que hemos ido acumulando en los últimos años me siento bastante capaz de hacer un buen papel; ahora sólo queda esperar y ponernos a trabajar”, dijo el piloto.

Este domingo, tras conquistar el tercer puesto en una carrera tremenda, Checo cumplió su deseo: dejar el nombre de su país en alto.