Empresas

Decretan retorno laboral de trabajadores de papelerías, librerías y editoriales

Ago 05, 2020 Angel Ruiz

La Secretaría de Salud incluyó a las papelerías, librerías y editoriales en el listado de actividades esenciales. Con esta “acción extraordinaria”, permite el retorno laboral en esos sectores, los cuales no tenían permitido abrir sino hasta que el semáforo Covid-19 estuviera en color amarillo.

Este martes entró en vigor el acuerdo publicado por la dependencia en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el lunes por la noche, el cual tiene por objetivo “garantizar el correcto inicio del ciclo escolar 2020-2021”.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) determinó que el regreso a clases del ciclo escolar 2020-2021 será el próximo 24 de agosto. Los cursos se impartirán en línea y a través de canales de televisión abierta. Pero para que la comunidad escolar “cuente con los materiales e insumos suficientes e indispensables, aún en situaciones de emergencia”, se ha decretado la reapertura de estos comercios.

A principios de junio la Asociación Nacional de Fabricantes de Artículos Escolares y de Oficina (ANFAEO) advertía que la mitad de las más de 120,000 pequeñas papelerías en el país tenían el riesgo de cerrar definitivamente.

Con esta “acción extraordinaria”, como se señala en el acuerdo, “la fabricación, venta y distribución de insumos y artículos de papelería y material didáctico” quedan permitidos a nivel nacional. También la confección y venta de uniformes escolares, aunque las clases seguirán recibiéndose desde casa.

Esta medida “no lo soluciona todos nuestros problemas. Pero sí será de gran ayuda, porque las órdenes de compra de uniformes están detenidas”, señala Víctor Rayek. Él es el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

En junio pasado “cerraron 400 empresas del sector de manufactura del vestido”. No pudieron resistir más las medidas de confinamiento para evitar la propagación del virus. Esto provocó la que este mes se reportaran 41,500 puestos de trabajo menos que en junio de 2020. El 75% de quienes trabajan en esta industria son madres jefas de familia, apunta Rayek.

En 2019 la aportación de la confección al Producto Interno Bruto manufacturero fue de 12.1 por ciento. Pero para el primer trimestre fue de este año, sólo aportó 1.8 por ciento. “Es una caída dramática de esta industria”, lamenta.

En diversas ocasiones “hemos solicitado que nos consideren como actividad esencial”. Pero sólo 30% de las plantas están operando. Además, subraya “no queremos que el gobierno nos condone impuestos. Queremos que nos los prorroguen para pagar salarios”.

Impulso a la industria editorial

También fueron considerados esenciales los negocios que distribuyan y vendan tabletas electrónicas, computadoras y calculadoras, “así como las actividades desarrolladas por editoriales y librerías”. La industria editorial es una de las que más se han visto afectadas por contingencias ambientales o sanitarias.

Desde 2017 las contrataciones eventuales cayeron 13%, según la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem). El terremoto en varios estados del país frenaron la creación de nuevos empleos. En tanto, las plazas para trabajadores independientes o freelance, descendieron 4.3 por ciento.

En el 2019 el sector editorial contaba con 7,350 colaboradores de base. De ellos, 4,267 eran autónomos y 516 eventuales. Además de más de 3,500 autores, de acuerdo con la Caniem.

De acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, en el 2019 había más de 2,930 librerías. Sin embargo, consultado en agosto del 2020, el DENUE informa de la existencia de 2,672. El confinamiento ha provocado el cierre definitivo de librerías de barrio.

A principios de junio, la Red de Librerías Independientes (Reli) abrió una plataforma en línea para la venta de libros con entrega a domicilio. En la página libreriasindependientes.com.mx tiene disponibles más de 80,000 títulos.

En países como España se han dispuesto el pago de ayudas extraordinarias para el sector cultural en esta pandemia de coronavirus. Están contempladas diferentes medidas para el sector librero y la cadena de suministro del libro. Esas ayudas las puede solicitar las librerías independientes, sin tomar en cuenta el número de empleados.

 

 

Fuente: Factor Capital Humano.