Entretenimiento

¿Por qué llaman a Nueva York “la gran manzana”?

Nov 23, 2016 Mariana Fonteboa

Según Kenneth T. Jackson, autor de The Encyclopaedia of New York City, el sobrenombre tiene varios orígenes. En primera instancia fue llamada así después de la Gran Depresión (crisis económica mundial de 1929) y los financieros que perdieron su dinero se trasladaron de los suburbios de la isla a unos departamentos de las calles de Nueva York; pronto se corrió el rumor de que los antiguos adinerados habían llenado las manzanas (bloques de edificios) de la isla, por lo que en tono de sarcasmo comenzaron a llamarla “La Gran Manzana”.

Otra de las versiones apunta hacia los músicos de jazz de la década de 1920, quienes tras lograr presentarse en un escenario de Nueva York expresaban metafóricamente la frase: “Comerse La Gran Manzana”.

Por otro lado, Scott Butler, autor de la New York City Guide, asegura que el nombre se originó tras la publicación de un artículo del cronista deportivo John Fitzgerald, quien decía que Nueva York era una gran manzana (una gran recompensa) para los deportistas de diversas disciplinas que buscan éxito y fortuna.

Lo que no te puedes perder de la Gran Manzana

Brooklyn. Es el barrio de moda. Fue el primer suburbio de Estados Unidos y allí vivieron intelectuales y escritores. La mejor manera de llegar a Brooklyn Heights es caminando por el paseo costero.

brooklyn

Central Park. Es la referencia máxima la ciudad, tiene 341 hectáreas y 150 años de historia: fue el primer parque público de Estados Unidos. Una hora en bicicleta alcanza para que lo conozcas.

centralpark

El Chinatown. Chinatown conforma la comunidad más grande fuera de Asia. Imposible no comprar en en esta zona ya que encuentras joyas, carteras Louis Vuitton y Prada a veintitantos dólares y lólex, que no son otra cosa que Rólex “piratas”.

chinatown

El Puente de Brooklyn, al atardecer. Cuando se inauguró, en 1883, fue el puente colgante más largo del mundo. Tiene casi dos kilómetros de largo y, cada día, lo utilizan 150 mil autos, mil 200 bicicletas y 2 mil 500 peatones. Fue diseñado por el ingeniero John Augustus Roebling y se construyó en un momento de apogeo sin igual de Brooklyn: era la tercera ciudad más grande de Estados Unidos y se necesitaba un puente que la conectara con Manhattan. La aclaración de hacer la caminata al atardecer es por la luz y porque a esa hora la población que lo atraviesa es más heterogénea. No son únicamente turistas, como durante el día, sino también locales que regresan a su casa en Brooklyn o que salen a correr o en bicicleta. Atención: el carril de los ciclistas es muy respetado.

puente

Times Square. El mítico cruce de Broadway y la 7ª brilla las 24 horas. Durante años tuvo mala reputación, pero después de la limpieza del alcalde Giuliani y el estreno del musical de Disney, El Rey León, se ha convertido en un lugar turístico sin igual.

time